Go to content Go to menu
 


Tipos de Dolor

 

Macagno lo divide en:

Dolor superficial: percibido en piel y mucosas, agudo, quemante, al persisitir provoca una sensación de ardor intenso. Bien localizado. Generalmente se asocia a fenómenos de hiperalgesia, parestesias, analgesias y reacción cutánea a la presión.

Dolor profundo: nace en músculos, tendones, aponeurosis, huesos, articulaciones, vasos, serosas y víceras. Dolor sordo, de características difusas, difícil de localizar.

Dolor referido: dolor profundo que se percibe a distancia, en una zona diferente a la de la lesión. Adopta una distribución segmentaria (mismo segmento neurológico que la estructura somática lesionada).

 

Clasificación de Fustignoni:

Dolor central: afección de vías o centros sensitivos.

Dolor periférico: afección de nervios somáticos o vicerales.

 Este tipo de dermatomas es muy útil como herramienta diagnóstica, especialmente en efermedades del SNP.

Picture

 

 

  • Sómatico: neuralgias, neuritis, pubalgias, plexitis, radiculalgias y raquialgias, etc.
  • Viceral: origen en tórax y abdomen: punzante de costado; cólicos: hepáticos, nefrítico, intestinal, dolores epigástricos. Se localizan sobre los tejidos (piel) que recubren el o los órganos a distancia --> dolor referido o heterotópico.
  • Vegetativo o Simpático: por irritación del simpático. Es la causalgia o simpatalgia: dolor de todo el miembro con predominio distal, urente, intenso, exarcebable por el contacto y el calor; se acompaña de alteraciones cutáneas: palidez, cianosis, edema, etc.
  • Vascular: consecuencia de esquemias o dilatación de los vasos sanguíneos. Ejemplos: angor pectoris, claudicación intermitente arterial de los miembros, dolor de la eritromegalia, etc.

 

Modalidades de dolor según Plaja:

 Dolor agudo: respuesta a un estímulo nociceptivo derivado de una lesión, infección o enfermedad. Es un síntoma biológico pasajero, de alarma que pone en marcha mecanismos de protección y curación. La topografía y el tipo de dolor permiten localizar la patología subyacente, cuyo tratamiento es prioritario. Si la causa es diagnosticada, tratada y curada, el dolor desaparece.

  • Dolor agudo rápido o primario    --> fibras A delta
  • Dolor agudo lento o secundario --> fibras C

Al disminuir o suprimir con el tratamiento el dolor agudo, se reduce también el aspecto protector del mismo. Es conveniente advertir al paciente que no reanude la actividad antes de la curación de la patología subyacente.

Dolor crónico: no es un simple dolor agudo que se prolonga. Puede haber comenzado como dolor agudo y seguir después de la curación, pero sin relación aparente con la alteración causal. No hay relación entre la importacia del estímulo nociceptivo y la intensidad del dolor, esto puede llevarnos a etiquetar erróneamente al paciente de neurótico o simulador.
Para considerar a un dolor como crónico debe cumplir con:

  1. causa dudosa o no suceptible de tratamiento
  2. tratamientos ineficaces
  3. dolor persistente por mas de un mes después del tiempo razonable de curación

El dolor crónico puede ser moderado o intenso e invalidante, durar meses o años y producir cambios significativos a nivel emocional y psíquico que afectan la conducta y la calidad de vida del paciente. Se suele acompañar de alteraciones del sueño, fatigas crónicas, ansiedad, depresión, trastornos intestinales, disneas, migraña, hipotensión, etc.
Su fisiopatalogía comprende mecanismos de sensibilización periférica o generación de impulsos y cambios neuroplásticos centrales.
Un ejemplo de sensibilización central es la neuralgia postherpética: la lesión del nervio produce una amplificación de los pulsos nociceptivos, no nociceptivos y asi una activación de las WDR en el asta dorsal de la médula, que produce la percepción anormal, dolorosa, de aferencias no nociceptivas.
La sensibilización central es mas intensa si la provocan aferencias musculares que cutáneas.